Noticias

Noticias - September 25, 2019 - MANEJO AGRONÓMICO DEL CULTIVO DE NOGAL.

MANEJO AGRONÓMICO DEL CULTIVO DE NOGAL.

La nuez pecanera se distingue de otras nueces por tener excelentes cualidades de sabor, aroma agradable, buena apariencia, alto valor nutricional y por ser una fruta seca que ofrece beneficios a la salud. El norte de México y el sur de los Estados Unidos son el origen de la nuez pecanera, nuestro país tiene una vocación natural para su producción y una tradición de consumo por la población. México es el segundo país productor de nuez pecanera en el mundo, por lo cual, tiene una gran relevancia económica en las regiones con presencia del cultivo del nogal pecanero y donde se comercializa.

En la actualidad el nogal ha sido implementado para su manejo en huerto y se han creado cientos de variedades. México cuenta con una producción promedio de 147,000 toneladas. 

Para dar paso a una rentabilidad es importante darle un buen manejo de enfermedades, plagas, nutrición, poda, uso y manejo del agua y control de maleza al nogal pecanero.

Origen.

La nuez pecanera es originaria del norte de México y sureste de los Estados Unidos de América. Los colonizadores españoles llamaron Nogal al ·árbol pecanero y a su fruto la pecana le llamaron nuez. El nombre de pecana o pecaneras derivado del vocablo indígena Algonquin que le da el nombre de “Pakan” que significa nueces tan duras que requieren una piedra para quebrarlas. Por miles de años, la nuez fue una de las principales fuentes de alimento para los indios americanos. En la actualidad el nogal es cultivado en la parte sur de los Estados Unidos y el norte de la República Mexicana.

Se han encontrado millones de nogales pecaneros en los bordes de arroyos y causes de ríos que se encuentran en el Sur de Estados Unidos y el Norte de México, indicando que el origen de la Nuez Pecanera es de dichas áreas. La explotación e industria Nogalera se inició con árboles Criollos hace aproximadamente 400 años.

Por su clasificación botánica pertenece a la familia: juglandaceaey su nombre científico es: Carya illinoensis Koch.

El nogal puede alcanzar un tamaño de treinta metros de altura y puede producir más de cien kilos de nuez por temporada, además, gracias a su longevidad puede mantenerse productivo hasta después de los cien años. Pará la formación del fruto tiene flores pistiladas (femeninas) y estaminadas (masculinas), y su polinización se lleva a cabo gracias al viento (anemófila).

Distribución Nacional.

La superficie cultivada de nogal pecanero en México es de 123,346 hectáreas, la mayor superficie se localiza en el norte del país, en donde participan el estado de chihuahua con 61%, Coahuila 15%, Sonora 12%, Durango 5%, Nuevo León 3%, el 4% restante está en catorce estados del país.

 

 

IMPORTANCIA NUTRICIONAL Y USOS DE LA NUEZ PECANERA.

La principal fuente de ingresos y beneficios del nogal es su fruto, la nuez pecanera o simplemente nuez. Dicho fruto es un alimento altamente nutritivo ya que, por cada cien gramos de porción comestible, contiene 70% de lípidos, 14% de hidratos de carbono, 9% de proteínas, 3% de agua, 3% de fibras; vitaminas A, B y C, calcio, hierro, potasio, fósforo y magnesio; su valor energético es de unas 700 kcal.

La nuez pecanera se comercializa con cáscara y sin cáscara, en mitades, pedacería, así como polvo de nuez, se consume en estado fresco o bien se procesan para la elaboración de botanas, dulces, pasteles, nieves y paletas, entre otros. Por otra parte, se elaboran subproductos como aceite de nuez, y carbón activado, este último a partir de su cáscara; la madera del árbol es empleada para la elaboración de muebles finos.

El conocimiento preciso de cada etapa fenológica del nogal pecanero nos da la certeza de planear y ejecutar en tiempo y forma en la etapa que se quiera incidir. 

Dormancia.

Durante el reposo invernal la actividad metabólica y el crecimiento de los árboles caducifolios se reducen al mínimo, lo que les permite resistir el frío en esa época (Díaz 1987). En el nogal pecanero el reposo profundo comprende los meses de diciembre, enero y febrero (Wolstenholme 1990).

Brotación.

En el nogal esta fase se considera cuando la yema se hincha y desprende la escama externa, quedando expuesta la escama interna de color amarillo limón. El primordio foliar aparece días después, de color verde claro, al separarse la escama interna. En el nogal cuando dicho tejido foliar tiene 2.5 cm de longitud promedio se hace la primera aspersión con zinc.

Porcentaje de brotación.

Es la proporción entre yemas totales y brotes emitidos por una ramilla de un año. Debido a la dominancia apical el porcentaje de brotación de los nogales es bajo. En nogales jóvenes la poda de despunte mejora la brotación lateral y en árboles adultos lo hace la aplicación de dosis bajas de cianamida hidrogenada (Tarango 2001). El que un árbol tenga más brotes (laterales) significa más área foliar y más puntos de fructificación, lo que conviene a la producción.

Floración.

La mayoría de las variedades de nogal pecanero son parcial o completamente dicogámicas, por lo que la polinización cruzada es necesaria o conveniente (Sparks 1992). La Western es una de las variedades con menor grado de dicogamia, cuyo periodo de receptividad de estigma, es bien cubierto por el periodo de liberación de polen de Wichita y complementado por Ideal (a veces llamada Bradley); a su vez, Wichita es bien polinizada por Western.

Crecimiento de brote.

En nogales adultos el periodo de crecimiento del brote comprende de finales de marzo a mediados de junio, pero la época de ‘crecimiento rápido’ se presenta de principios de abril a mediados de mayo. En general, en los 45 días posteriores a la brotación ocurre el 75% del crecimiento total del brote (Marquard 1990).

Brotes vigorosos con suficiente área foliar producen más flores, retienen más nueces y llenan mejor las almendras (Sparks 1992). En la variedad Western brotes de 15 a 30cm de longitud con hojas grandes son suficientes para una buena cosecha (McEachern 1985), mientras que en Wichita los brotes más productivos son los de 25 a 45 cm (López 1985).

Por lo anterior, el manejo durante la época de crecimiento rápido del brote y la expansión de las hojas es clave para la productividad del nogal:

Crecimiento y desarrollo del fruto.

El fruto del nogal pecanero exhibe dos etapas fenológicas claramente definidas: 1) crecimiento de la nuez y desarrollo del endospermo líquido, y 2) llenado de la almendra y crecimiento del embrión (Wolstenholme y Storey 1970).

El tamaño final de la nuez está influenciado por las características de la variedad, condición fisiológica del árbol, manejo de la huerta y clima. Brotes vigorosos forman nueces de mayor tamaño, nogales con muchos frutos dan nueces más pequeñas.

Los frutos crecen más cuando la temperatura media de abril es >20.3 ºC y la de mayo de >24.2 ºC (Brison 1976, Sparks1986).

En buena medida el tamaño de la nuez está determinado por la provisión de agua en la época de su crecimiento rápido La formación del saco del endospermo (‘estado acuoso’), el crecimiento de la cáscara, el llenado de la almendra y la apertura del ruezno son fases críticas en cuanto a consumo de agua por el nogal (Sparks 1986).

Durante agosto y septiembre el nogal pecanero exhibe la segunda etapa de crecimiento fuerte de sus raíces, por lo que el fertilizante aplicado en dicha época será mejor aprovechado y favorecerá el llenado de la almendra de la nuez y la obtención de nutrimentos de reserva para el frutal (Kilby 1999).

Caída de fruto.

De manera natural los nogales tiran flores y frutos prácticamente durante todo el ciclo vegetativo. El grado de caída está influenciado por la variedad, el manejo de los árboles y factores ambientales (Sparks 1992). La caída de fruto en desarrollo es diferente entre variedades y años, y Western y Wichita son genotipos que muestran menor tendencia a este fenómeno.

En general, un manejo integrado de la Nogalera que permita un buen desempeño vegetativo y reproductivo y la sanidad de los árboles limitará la caída de frutos a un porcentaje normal.

Además, debe tenerse en cuenta que este raleo natural de frutos es conveniente para obtener nueces de buen tamaño y calidad (Brison 1976, Sparks 1986).

Rendimiento y Calidad.

Una buena cosecha de nueces con almendras bien llenas es el resultado de un manejo adecuado en cada fase fenológica del nogal. El potencial de rendimiento de la variedad Western en las regiones semiáridas de Estados Unidos, bajo condiciones de muy buen manejo, es de 2,240kg/ha (Kilby 1990, Sparks 1992).

En cuanto a calidad se refiere, el contenido de almendra en primer lugar y su color en segundo término son las principales variables evaluadas comercialmente (Sparks 1992). El porcentaje de almendra está influenciado por muchos factores, y una nuez bien llenada es el resultado de un buen manejo del árbol.

De acuerdo con la región, la edad y la condición vegetativa de los nogales, los valores de referencia para evaluar la calidad de una cosecha son de 54 a 60% de porcentaje de almendra en la variedad Western y de 57 a 63% en la variedad Wichita. En cuanto a tamaño los valores de referencia son 6.9 g para la nuez Western y 8.1 g para la Wichita (Madden et al. 1975, Brison 1976, Herrera 1982).

Alternancia.

La alternancia o producción bianual está presente en muchos frutales tanto perennifolios como caducifolios y ha sido estudiado y revisado en muchas ocasiones (Sparks, 1975). El hecho de que la alternancia esté presente en frutales con características tan distantes como dormancia, momento de formación de flores, hábitos de floración, relaciones de amarre y abscisión, tiempo de desarrollo de frutos en comparación con los hábitos vegetativos indica que podría existir una teoría que unifique la alternancia en los frutales.

La alternancia se puede dar a nivel de una rama, un árbol, una huerta o incluso una región. En el caso del nogal pecanero, la alternancia es de hasta 83% la cual es considerada como alta.

Desde el siglo XIX a este problema se le considera como el más importante en este cultivo (Sparks 1975). Los nogales tienen una tendencia natural a producir cosechas altas y bajas en años sucesivos (producción irregular), condición que se acentúa cuando el manejo de la Nogalera es ineficiente (Wood 1991, Sparks 1992). El grado de alternancia difiere entre variedades de nogal, condiciones de manejo y entre regiones (Núñez 2001).

La producción irregular está determinada en gran parte por las reservas de carbohidratos y de nitrógeno con las que entra el nogal al reposo invernal (Wood 1991, 2002). El 85% del peso seco de la nuez se acumula en los últimos tres meses del ciclo vegetativo, por lo que le queda muy poco tiempo al árbol antes del invierno para recuperar reservas nutrimentales (Davis y Sparks 1974). Los carbohidratos y el nitrógeno almacenados en la raíz, tronco, ramas y brotes son utilizados en el crecimiento inicial de brotes y hojas y en la diferenciación floral en la siguiente primavera (Lockwood y Sparks 1978, Wood 2002).

Más específicamente, en regiones semiáridas el nogal Western utiliza para el crecimiento inicial de primavera, la floración y el desarrollo del embrión, tanto nitrógeno de reserva como del aplicado el año en curso (Kraimer et al. 2001).

Cuando los nogales son manejados para maximizar la eficiencia fotosintética, mejorar la relación hoja/fruto, prolongar la permanencia del follaje en el otoño y aumentar las reservas de nutrimentos al inicio de la dormancia, el grado de alternancia se reduce sustancialmente (Lagarda 1986, Wood 1991). La proporción entre brotes vegetativos y fructíferos es clave para la productividad de un nogal; en la variedad Western un 60% de brotes fructíferos y en la Wichita un 50% permiten mantener un buen rendimiento cada año (McCraw et al. 2004).

 

 

USO DE BIOESTIMULANTES Y BIORREGULADORES.

Los términos “reguladores de crecimiento” y “bioestimulantes” pueden resultar de difícil comprensión. En general se habla de los primeros para referirse a productos sintetizados u obtenidos de organismos distintos a la planta, que aportan las principales hormonas que impulsan el desarrollo vegetal vegetal (como auxinas, citoquininas y giberelinas) o que lo inhiben (como ácido abscísico y etileno). Bioestimulantes, en tanto, se refiere comúnmente a productos con muy pequeñas cantidades de diversas hormonas y compuestos como aminoácidos, azúcares y vitaminas.

Desde su descubrimiento a principios del siglo XX las ‘hormonas’ vegetales han provocado un enorme esfuerzo de investigación. Hoy ya son una herramienta agronómica fundamental, en particular en fruticultura.

Actualmente existen en el mercado diferentes herramientas tipo Bioestimulante, o bien Biorreguladores que tienen la capacidad de regular los eventos o etapas fenológicas antes descritas:

Agromil® Plus

Es un biorregulador elaborado con moléculas promotoras del desarrollo de alta reactividad cuyo fin es estimular eventos fisiológicos específicos tales como tamaño y uniformidad de fruto, favorecer el vigor de los brotes laterales y retrasar senescencia.

La alta especificidad de los compuestos hormonales y el balance entre ellas hacen necesario aplicarlos en momentos de alta sensibilidad ya que es así como se maximiza la respuesta esperada.

Rooting®

Es el primer biorregulador de la raíz para plantas establecidas, estimulando la formación y crecimiento de raíces en tejido de raíz ya existente, que tiene como objetivo generar un sistema radicular abundante, ramificado, haciendo más eficiente el uso del agua y de nutrientes. Su alta efectividad biológica lo ha convertido en un producto horizontal, es decir, puede ser utilizado en una amplia gama de cultivos frutales y hortícolas.

Agromil®V

Bioestimulante hormonal complejo para mantenimiento fisiológico; su balance hormonal y la reactividad de sus compuestos potencializan los procesos de crecimiento y diferenciación celular que se da a lo largo del ciclo de vida de los cultivos. Así también, dado a su formulación, disminuye los efectos negativos ocasionados por un estrés, y potencializa la aplicación de Biorreguladores específicos y fertilizantes foliares.

Querkus®

Es un fertilizante inorgánico compuesto por nutrientes, comúnmente carentes en un suelo, y de ácidos orgánicos que generan en el suelo un medio óptimo para el desarrollo de las raíces y la buena disponibilidad y posterior absorción de nutrientes.

Los elementos que componen Querkus ayudan a secuestrar elementos que en exceso son tóxicos a los cultivos, propiciados por altas fertilizaciones y pH de suelos desfavorables, generando un ambiente propicio para el desarrollo de las raíces.

Juniperus®

Es un fertilizante foliar elicitor con compuestos bioactivos anti estresantes y los tres elementos que promueven la fotosíntesis (magnesio, hierro y zinc).

Carlos Castro

Consejero Técnico Empresarial

Agroenzymas®

 

 

 

Información de Contacto

Dirección

Canaima No.12, Piso 5, Col. La Loma, Tlalnepantla de Baz, Edo de México

www.agroenzymas.com

(+52) 55 5366 7050

info@agroenzymas.com


2012 Agroenzymas ©