Noticias

Noticias - Mayo 10, 2018 - TENDENCIA PARA LA INDUSTRIA TOMATERA EN 2018

TENDENCIA PARA LA INDUSTRIA TOMATERA EN 2018

MAXIMIZAR EL VALOR DEL CULTIVO CON PLANTAS QUE PRODUZCAN LA MAYOR CANTIDAD POSIBLE DE FRUTOS MADUROS Y DE CALIDAD

La productividad de tomate rojo por unidad de superficie continúa creciendo en México, siendo Sinaloa, San Luis Potosí, Zacatecas y Baja California, los estados de la república donde se concentra la mayor producción, dato que se traduce en el 50% del total nacional.

Los rendimientos varían en función de las tecnologías empleadas tanto a cielo abierto como la producción bajo agricultura protegida, donde el empleo de sistemas automatizados de riego y nutrición son orientados a mejorar los niveles de rentabilidad, principalmente en la producción destinada al mercado de exportación.

La alta tecnificación impacta en el comercio exterior de esta hortaliza que registra una actividad sobresaliente. Datos registran que en 2017 fue el segundo producto primario en cuanto al valor de las exportaciones con 1.42 millones de dólares y el 99.7% de las ventas de tomate mexicano se destinaron a Estados Unidos posicionando a la agroindustria mexicana como la exportadora número uno hacia el país del norte.

Cabe añadir que el aumento en la demanda por parte de los mercados internacionales, ha llevado a la exploración de nuevas técnicas de cultivo para la producción de tomate rojo, situación que se ha vuelto uno de los desafíos más importantes para el sector agroalimentario, no solo nacional sino a nivel mundial, que se obliga a responder a la demanda alimenticia en función del crecimiento poblacional, asegurando el abasto suficiente de alimentos.

Los cambios en las tendencias de consumo hacia alimentos saludables, producidos de manera inocua y en esquemas sustentables, obligan a la industria a transformarse para adoptar un sistema de agricultura que ofrezca en esta hortaliza las propiedades y características que el consumidor demanda. Información del origen, tratamiento y proceso de producción hasta llegar al punto de venta, es del interés del público para garantizar un producto confiable y un consumo seguro.

Para lograr que el tomate exprese su mayor potencial, es necesario hablar del tema fisiológico, factor clave que responde al suministro de las condiciones óptimas para su desarrollo, donde el cultivo sea capaz de expresar al máximo su potencial productivo. Variaciones fenológicas así como la presencia de factores externos y aspectos como el trasplante, la fertilización, la fertirrigación, el suelo entre otros, son estímulos que detonan respuestas químicas y fisiológicas que colocan en situación de estrés a la planta, restringiendo el desarrollo del fruto e impactando de manera negativa la producción.

Juniperus®, fuente estimulante de los mecanismos de defensa

En circunstancias de estrés, la aplicación de elicitores ha demostrado hacer más resistente a la planta, actuando en forma de precursores de metabolitos secundarios como las fitoalexinas; bajo el mismo principio en el que actúa una vacuna activando el metabolismo de las plantas. Herramientas a base de elicitores y compuestos nutricionales en cantidades balanceadas aseguran la correcta penetración al tejido, garantizando una rápida incorporación al proceso fotosintético de las plantas, ya sea como componentes de pigmentos, cofactores en reacciones enzimáticas o componentes de enzimas.

Los ingredientes de Juniperus®, herramienta de la línea anti-estrés de Agroenzymas® son una fuente estimulante de fitohormonas que proveen a la planta de los elementos necesarios para activar sus mecanismos de defensa, como los antioxidantes y enzimas (catalasa, peroxidasas y superoxido dismutasas) que hacen la función de donadores de electrones, al inactivar las especies reactivas del oxígeno, con lo que se evita daño a los organelos de la célula y se logra una adaptación al ambiente adverso.

Al suministrar a la planta los elementos necesarios para una adecuada fotosíntesis, esta Programar una cosecha u obtener un fruto de la calidad demandada por el mercado, son factores valiosos y comercialmente competitivos; por ello, MAXIMIZAR EL VALOR DEL CULTIVO a través de biorreguladores permitirá estimular la planta de tomate en cada una de las importantes etapas productivas del cultivo tiene una mayor capacidad de estimular el crecimiento vegetativo, así como la formación de flores y frutos; toda esta serie de eventos fisiológicos ocurridos en el desarrollo, se regulan a partir de una orden genética la cual indica a la planta el momento y sitio específico donde sintetizarán las hormonas, para que estas a su vez regulen cada evento sucedido.

Cada una de las hormonas que se produce en la planta cumple con funciones muy específicas y en ocasiones se requiere de dos o más de ellas para regular un solo evento, lo cual es primordial para la obtención del efecto buscado; de lo contrario, no se presentará o lo hará de forma muy carente.

Compuestos de tipo natural o sintético como las auxinas, giberelinas, etileno, ácido abscisico y citocininas, están directamente relacionados al resultado que se obtendrá en la regulación del evento que desea manipular, ya que responden al grado de bioactividad presente en cada una de ellas, liberándose la hormona específica y produciéndose la bioactividad necesaria con la cual se obtendrá el resultado esperado.

Programar una cosecha u obtener un fruto de la calidad demandada por el mercado, son factores valiosos y comercialmente competitivos; por ello, MAXIMIZAR EL VALOR DEL CULTIVO a través de biorreguladores permitirá estimular la planta de tomate en cada una de las importantes etapas productivas del cultivo.

 

Carlos Castro B.

Consejero Técnico Empresarial

Agroenzymas.

Información de Contacto

Dirección

Canaima No.12, Piso 5, Col. La Loma, Tlalnepantla de Baz, Edo de México

www.agroenzymas.com

(+52) 55 5366 7050

info@agroenzymas.com


2012 Agroenzymas ©